Cómo afrontar el examen PMP

Hay momentos en los que nuestro cuerpo debe aprovechar los beneficios del estrés. Porque, efectivamente, el estrés es positivo en ciertos momentos; de hecho, es un mecanismo de nuestro cuerpo para estar más preparados y alerta en situaciones de peligro, como cuando nuestros antepasados tenían que ir a cazar.
Así, el estrés no está pensado para que sea una situación continua y normal en nuestras vidas, no hay que olvidar que numerosos estudios han demostrado que envejece!.
Un poco de estrés es bueno!
El examen de PMP va a requerir de nosotros una atención especial durante 4 horas, y una persona normal, no puede mantener un alto nivel de concentración por encima de 2, por lo que debemos analizar cómo optimizar nuestro esfuerzo.

Primer consejo: aplicar técnicas de Project Management!
Efectivamente, en mi opinión, lo más indicado es aplicar lo aprendido y analizar el problema, diseñar un plan y monitorizar conforme se vaya ejecutando, de forma que lo adaptemos a la realidad del examen y nuestro rendimiento.
En otras ocasiones hemos hablado sobre la importancia de planificar las acciones a realizar desde que se acaba el curso de preparación y la fecha del examen, de forma que el aspirante pueda ir alcanzando el nivel necesario de forma progresiva y sin sobresaltos de última hora.
En este caso nos vamos a centrar en el examen en sí mismo.
Fase 1: El plan de ataque!
Antes de sentarnos para hacer el examen, debemos tener muy claro cómo actuar, y adaptarnos a las normas que PROMETRIC, la empresa organizadora dependiente de PMI, nos marca. Básicamente no podremos entrar agua, ni comida, ni teléfonos ni relojes. Por lo que un buen almuerzo es obligatorio. También se recomienda llevar algún caramelo o gominola, ya que la glucosa es el alimento del cerebro.
¿Cómo contestar una pregunta?
Técnica del doble descarte TDD: Cada pregunta tiene cuatro posibles respuestas, y normalmente va a ser sencillo eliminar dos de ellas, con lo que nos quedarán dos opciones. Y sobre esas dos es donde realizaremos nuestra reflexión más afinada.
Si hacemos esto, nuestras posibilidades de acertar la pregunta crecerán y además podremos ser más eficientes en el uso del tiempo.
Al ser la duración de 4 horas, nuestro consejo es que la dinámica sea la siguiente:
Dividir el examen en dos fases:
• Fase 1: Contestar las preguntas de las que no tenemos dudas.
Duración: 3:20 horas.

Objetivo: Responder a todas las preguntas sobre las que razonablemente no tengamos dudas.

Dinámica: Dividimos el tiempo en cuatro periodos iguales de 50 minutos, en los cuales deberemos haber cubierto 50 preguntas. Esto no significa que las hayamos contestado definitivamente todas. De hecho, una buena idea es que cuando encontremos una pregunta especialmente difícil o que nos cueste entender, la marquemos y pasemos a la siguiente, para posteriormente en la fase 2, revisarla. Mi consejo personal es que incluso en esas apliquéis la técnica TDD y que seleccionéis una respuesta, aunque no estéis seguros. Este consejo se basa en que las respuestas se marcarán en una hoja diferente al cuadernillo del examen (en la versión PBT), con lapicero y con posterioridad las podremos modificar, pero si vamos mal de tiempo, al menos tendremos una oportunidad –los errores no restan-.

Además deberemos dedicar al menos entre 3 y 5 minutos a descansar y desconectar del examen al final de cada periodo, lo que hará que nuestro cerebro se reponga y recuperemos fuerzas. Esto es realmente importante, ya que nos va a permitir mantener un nivel de concentración elevado durante todo el examen, y si no lo hacemos, corremos el riesgo de coger una pájara y llegar demasiado cansado a la parte final.

Monitorización: Al final de cada uno de estos periodos, tenemos que ir comprobando el número de respuestas alcanzadas y el número de las que quedarán para un repaso posterior. De forma que si vamos cumpliendo el ritmo previsto y no nos quedan más de 10 – 12 preguntas para revisar en la fase siguiente, seguiré igual. Pero si no es así, podré o aumentar el ritmo o ir más despacio.

• Fase 2: Repasar las preguntas aplazadas con dudas de la fase anterior.
o Duración: 40 minutos.

o Objetivo: Confirmar y/o responder a las preguntas marcadas como dudosas en la fase 1.

o Dinámica: En primer lugar contaremos todas las preguntas que nos han quedado y nos haremos un pequeño esquema de cuántas tendremos que contestar para terminar a tiempo. Realmente la mecánica sería similar a la fase 1, pudiendo en este caso y dependiendo del tiempo restante, tener una nueva fase 3, donde nos quedarían por responder las preguntas que nos han resultado más difíciles.
No hay que obsesionarse con contestar a todas las preguntas de forma sistemática, ya que todas tienen el mismo valor, y una muy fácil cuenta exactamente igual que una mucho más difícil.
Espero que estas observaciones os sean de utilidad para vuestro examen de PMP y que cumpláis vuestros objetivos. Si tenéis alguna duda, podéis poneros en contacto conmigo.

2018-05-24T13:33:46+00:00

Sobre el autor:

Ángel Nájera Pérez
PhD en Gestión de Proyectos
PMP® PRINCE2® Practitioner RMP® SDC/SMC/SPOC®, Auditor ISO 21.500
CEO Wolf Project
+34 607 147 641
angelnajera@wolfproject.es

Deja tu comentario

Buscas contenido de calidad

Te ofrecemos la mejor documentación en español sobre Gestión de Proyectos, PMP, Scrum, Prince 2, etc.
Descargas GRATIS
close-link
Los mejores artículos sobre Gestión de Proyectos

Un único mensaje al mes.
Suscribirse
close-image