Estamos al inicio de un nuevo año y, como si fuera un proyecto, para poder aprovechar al máximo las oportunidades que puedan surgir, como para intentar no repetir los errores cometidos, es fundamental revisar las lecciones aprendidas, y, tenerlas en cuenta.

En esta línea, en una artículo anterior comentábamos las lecciones aprendidas que PMI® (Project Management Institute USA), ha identificado en los proyectos más influyentes de los últimos 50 años. Y, en esta ocasión, me ha parecido muy interesante la visión que en el número de enero de 2020 del PMNetwork®, Novid Parsi desarrolla respecto a cómo estar mejor preparados para la (más que) posible ralentización de la economía y que, por tanto, generará un cambio en la forma en cómo gestionar proyectos. Para los que no hayáis vivido una crisis como la última del siglo pasado, puede que todo sea nuevo, pero, en realidad, muchos aspectos se repiten, y es una gran oportunidad recordar que actitudes funcionaron bien.

5 lecciones para estar preparado ante la crisis

La experiencia es un gran valor y nos sirve como flotador para mantenernos en los momentos difíciles que pudiesen llegar.

Lección 1: Centrarse en el negocio.

Efectivamente, cuando llegan las “vacas flacas”, lo primero que hacen las empresas es reducir su fuerza laboral. Lo que significa que las plantillas se reducen. Una clave para poder mantenerse en el equipo es asegurar que aportas valor y que estás en la parte del core del negocio. Todo lo superfluo o que no se percibe como prioritario para el negocio, pasa a ser dispensable y, por tanto, será lo primero que se eliminará.

Lección 2: Priorizar la formación.

Os recomiendo tener un plan de formación personal antes de que llegue la crisis. Esta lección está muy relacionada con la primera que hemos comentado y para entenderlo mejor, hay que recordar a la gallina inductiva de Bertrand Russell, que pensaba que como todos los días el granjero le llevaba la comida, todo iba a seguir igual para siempre. Hasta que llegó el día que vino para conducirla “a la cazuela”, pero ni lo sabía, ni estaba preparada.

Así, no hay que esperar a que haya ocurrido la crisis, sino que, de una forma constante y continua hay que ir aumentando las habilidades y capacidades personales para ser capaza de aportar valor.

Lección 3: Prepárate, implementa e itera.

los principios ágiles. No hay que pensar en proyectos muy largos en lo que los resultados y beneficios tarden mucho en conseguirse. Mejor opción es focalizarse en trabajar en ciclos cortos y ser capaz de re-orientar, si fuese necesario. De esta forma nos aseguramos que estamos alineados con las necesidades de la organización, que en tiempos de crisis, suelen ser muy cambiantes al aumentar la incertidumbre del entorno.

Lección 4: Crea una red de contactos.

Muy importante, sobre todo si trabajas para una empresa y tu trabajo del día a día no te permite conocer a mucha más gente que la propia de tu entorno. Nos damos cuenta de lo importante que es esta lección cuando vemos que la mayoría de los (buenos) puestos, se cubren por referencias. De ahí la importancia de crear un buen perfil profesional en las redes sociales y de desarrollar una reputación.

Lección 5: Aprende a comunicarte claramente y… virtualmente.

Para ajustar costes, si las comunicaciones y las reuniones entre miembros del equipo y entre los diferentes stakeholders tienden a realizarse de forma virtual. Por lo que es clave conocer las herramientas y apps de comunicación y de trabajo colaborativo. Evidentemente, saber transmitir tus ideas y los objetivos de tus proyectos de forma clara, sencilla y estructurada es una habilidad clave que no hay que olvidar y siempre de debes valorar en tus proyectos.

Más información en nuestro blog y en nuestra web www.wolfproject.es